Fotos del rancho de los años 70

 

 

Por las calles de Las Vegas de Valsequillo. Fiesta del Almendrero.

 

 
 

En la puerta de la Iglesia de San Miguel Arcángel.

 
 
 

El rancho en la Fiesta del Almendrero

 
 
 

Rancho en La Barrera

General

“Rancho” es el término con el que se designa en Canarias a una reunión de personas que se juntan para cantar y tocar.

Los Ranchos de Ánimas y de Pascua constituyen una de las manifestaciones más antiguas y singulares del  acervo folklórico y tradicional de Canarias, arraigando fuertemente en las islas orientales: Lanzarote, Fuerteventura y Gran Canaria como un rito conectado con la muerte.

Los Ranchos de Ánimas son grupos de cantadores y tocadores cuya finalidad primordial y original era recaudar fondos para sufragar las misas de difuntos, fines promovidos por las Cofradías de Ánimas introducidas en Canarias por los primeros pobladores.

Lo normal es que los Ranchos saliesen cantando a pedir limosnas por los campos a partir de mediados de diciembre, recogiéndose en Febrero por la celebración de la Candelaria. En este período coincidían obviamente con otras celebraciones importantes como la Navidad y Reyes, temática que incluían también en sus repertorios. Un dato a reseñar aquí es que el Rancho de Ánimas de Valsequillo prolonga sus salidas después de la Candelaria, en el caso de que haya que pagar alguna promesa a las Ánimas Benditas, denominándose  a éstos, ranchos de “Levantisco” o “Alevantisco”.

En Gran Canaria los ranchos siempre se denominaron de Ánimas, aunque éstos saliesen durante el período navideño a pedir donativos y limosnas. En sus localidades de origen eran conocidos con otros apelativos tales como: “Los Panderos”, en La Aldea de San Nicolás en Gran Canaria o “Los Cantadores”, en Los Arbejales de Teror. Esta tradición irá perdiendo paulatinamente el pulso en las parroquias a partir de mediados de siglo XX debido a diversas vicisitudes.

La música de los Ranchos de Ánimas es esencialmente percusiva, utilizándose instrumentos tales como: espadas, tambores y panderos de sonajas o de sacudir, incorporándose más tarde otros instrumentos de cuerda del tipo de guitarras, timples, violines o laúdes. En la melodía de los cantos apreciamos una clara influencia oriental.

Afortunadamente, hoy en día existe un interés manifiesto  en cuidar, mimar y rescatar una de las manifestaciones culturales y patrimoniales más importantes de de nuestro archipiélago y que contribuirá a que, esta “especie en extinción”, no termine por desaparecer. Actualmente algunos municipios de Canarias  organizan encuentros o muestras de Ranchos de Ánima y Pascua. Uno de ellos es Valsequillo, municipio de la isla de Gran Canaria que ha puesto la semilla para que otros, como es el caso de Teror, la Aldea de San Nicolás, Teguise o Tuineje, se sumen a organizar eventos de este tipo. Vayan nuestras felicitaciones desde aquí.

Galardones concedidos a los ranchos:

  • En el Acto Institucional del Día de Canarias del año 2006, se condecora a los Ranchos de Ánimas y de Pascua con la Medalla de Oro de Canarias, como manifestación músico-religiosa que ha jugado un papel primordial en la historia de Canarias.

  • El Cabildo de Gran Canaria entrega el Roque Nublo de Gran Canaria 2007 a la tradición etnográfica de los Ranchos de Ánimas, entre los que se encuentra el de Teror, junto al de Valsequillo y La Aldea.

  • La Orden del Cachorro Canario distingue al Rancho de Ánimas de Arbejales con el Cachorro de Honor, año 2006.

 

 

Web creada por Juan José Monzón - 2009